0

Yo no soy el problema

marzo 8, 2020

Cuando pensamos en una “relación tóxica”, inmediatamente lo relacionamos con la frase “amiga, date cuenta” y pensamos que solamente está asociada con un noviazgo, cuando no es así.
Relaciones tóxicas hay en todos lados: trabajo, amistades, familiares… no solo en una pareja.

Cuando te encuentras en una relación tóxica, lo que menos haces es aceptar que estás en un ambiente dañino.

Si me preguntan en qué momento empecé a notar que estuve en una relación tóxica, mi respuesta sería: hasta que salí de ese lugar.

Yo no lo notaba, yo pensaba que mis amistades, mi trabajo y todo lo que vivía era normal.

Llegué a pensar que todo lo que ocurria era mi culpa, que todo lo que decian de mi era cierto y que incluso tenía que responsabilizarme de ello.

Todo cambió el día que dije: ¡Basta!, ya no más. Habia tanto estrés, tanta inseguridad, tanto dolor que la carga era demasiada para mi.

¿Alguna vez has aguantado la respiración por mucho tiempo que, cuando sueltas el suspiro, sientes que te quitaste un peso de encima? Bueno, al momento de llegar a mi casa después de entender y aceptar ese amargo momento, sentí eso, que estuve aguantando mucho tiempo algo y que al final, pude disfrutar el ya no tenerlo.

Lo que menos tienes es culpa, tú no eres el problema. Si sientes que no puedes brillar completamente o notas ciertas conductas que no son de tu agrado dentro de tu círculo social, lo mejor que puedes hacer es desprenderte de ahí y seguir con tu camino.

Sigue adelante, brillante, hermosa y libre. Siendo tú.

By: Atenas Hernández 🎉🌟

    Leave a Reply