0

Las 5 lecciones que aprendí de “Historia de un matrimonio”

marzo 11, 2020

“Historia de un matrimonio” es una película protagonizada por Scarlett Johansson y Adam Driver, que ha sonado bastante en los últimos meses al ser nominada en múltiples categorías de importantes premiaciones del mundo del séptimo arte.

A simple vista, se podría pensar que la película relata las experiencias positivas y negativas que implica la vida en pareja, pero en realidad nos muestra un episodio posterior al matrimonio y millones de veces más crudo: La historia de un DIVORCIO.

Al igual que tú, soy espectadora de una historia que toca temas relevantes que no se quedan únicamente en la pantalla, sino que también trastocan nuestra realidad.

Aquí te comparto las lecciones más valiosas que aprendí de “Historia de un matrimonio”:

1) La comunicación es imprescindible

No solo en un matrimonio, sino en cualquier relación humana, la comunicación cuando es constante, inmediata y transparente, procurando siempre el respeto mutuo y la honestidad, es el ingrediente clave para el éxito.

Dialogar y negociar en lugar de gritar, callar o encerrarnos en nuestra propia burbuja. Expresar lo que sentimos, lo que nos agrada de la otra persona, lo que no nos parece o nos disgusta. Las demás personas no leen mentes ni son adivinas, es importante comunicar todo lo que pasa en nuestro interior y aprender a hacerlo en cuanto tenemos la oportunidad.

“Él no me veía como algo independiente de él” …Y ENTONCES ME FUÍ.

2) ¿Cuánto pesan las circunstancias? Resiliencia

Entender que la vida no se detiene, que las circunstancias cambian y que nosotros mismos cambiamos todos los días es un elemento fundamental para mejorar nuestras vidas.

En una relación sentimental no todo va a ser bonito siempre. Inevitablemente van a existir complicaciones porque antes de los distintos roles sociales que podamos ser en nuestras vidas, ya sea como esposa, hija, madre, amiga, hermana, profesionista… SOMOS HUMANOS.

La adaptación es parte de la evolución.

3) Gracias por lo que fué y por lo que no será.

Así como ocurrió en el caso de Nicole y Charlie, seguramente te ha tocado ser testigo de por lo menos una pareja que al principio se amaban muchísimo, se protegían, se bajaban la luna y las estrellas, se complementaban increíble y todo iba de maravilla; pero en el momento menos esperado su relación dio un giro de 360º convirtiendo a los implicados en los peores enemigos sobre la faz de la Tierra.

Ahora hay discusiones, enojo, lágrimas, faltas de respeto y todo se vuelve una pesadilla. ¿Cómo dos personas que hace poco tiempo se amaban tanto, ahora pueden odiarse? ¿Cómo puedes desear que una persona nunca haya aparecido en tu vida o incluso desearle la muerte?

Al finalizar un matrimonio, es posible que la paz y la estabilidad existan. Lo mejor es ser agradecido por lo que viviste, aprendiste, creciste y entendiste para bien o para mal a lado de esa persona. La destrucción de una historia de amor no significa destruir al otro.

4) Una relación (incluyendo el divorcio) debe(ría) ser de dos.

Una relación sentimental debería ser cosa de dos. Un noviazgo debería ser cosa de dos. Un matrimonio debería ser asunto de dos. Por ello un divorcio tambien debería limitarse solo a los dos. Y subrayo el “debería” porque la película nos muestra que no siempre es así.

“Estás tan inmerso en tu propio egoísmo, que ni siquiera notas que es egoísmo.”

5. La muerte interna

Si ya viste la película, seguramente la frase “por un tiempo ser madre y esposa fue suficiente” te hará eco de inmediato.
A veces tomamos una actitud bastante conformista al pensar “lo que recibo es suficiente para mi”. En ocasiones los problemas y conflictos están desde un principio y en un acto de esperanza los dejamos pasar, pero tarde o temprano esas pequeñas cosas a las cuales no les dimos tanta importancia en un inicio, nos van extinguiendo poco a poco… La muerte interna . Que gran término.

No es egoísta dejar algo que no te llena. Colocarte como tu principal prioridad y buscar tu felicidad es un nivel superior de amor propio.

By: Karen Mendoza

    Leave a Reply