0

La magia de pedir

febrero 7, 2017

Primero que nada debo decir que nunca fui muy creyente del poder de la atracción o de pensar en lo que quieres lo suficiente para que se haga realidad, no lo creía aún cuando presenciaba eventos que sólo podían ser explicados con esta teoría. Tal vez me agradaba más la idea de que los esfuerzos, el destino y hasta la suerte tenían más que ver con el resultado que el hecho de pensar mil veces al día en algo.

Lo que no sabía en ese momento es que no se debía a “un poco de energía positiva”, era más que eso, algo más difícil pero igual de necesario: SABER PEDIR Y DEJAR DE DESEAR.

Después de muchos eventos que me comprobaban más y más que, aún cuando sabes que haz dado todo de ti y todo se encuentra en perfectas condiciones, un poco de energía positiva podía ser la diferencia entre ganar o perder, me dediqué a conocer más sobre esto y a realizar pequeños experimentos personales.

Entendía que a veces lo que nos separa entre nuestros objetivos y nuestras ganas de realizarlos es no saber pedirlos, pedirlo a nuestro interior y pedirle al universo que haga de las suyas para que todas las piezas del gran rompecabezas de la vida se formen adecuadamente y entonces sea nuestro trabajo unirlas.

No significa que pediré 1 millón de dólares y mágicamente aparecerán en mi cuenta bancaria –sería genial pero no funciona así- sino que, si mi objetivo es tener ese millón de dólares en mi cuenta, mi corazón y mi mente están en ese objetivo, por consecuencia le pido a mi interior fuerza para creer que soy capaz de lograrlo, le pido al universo que me ayude a abrir camino hacia mis objetivos o mis sueños y de verdad lo creo.

Estoy segura que un sobre con el millón de dólares no aparecerá en el piso, pero si aparecerán los proyectos o las personas correctas en tu camino que harán posible ese millón de dólares. En el momento parecerá que no tienen sentido pero como dijo Steve Jobs, con el tiempo podrás unir los puntos de atrás hacia delante.

Mientras más lo pensaba y más me percataba de muchos eventos mágicos que me ayudaban a cumplir algunos de mis objetivos pensé ¿qué me había evitado de creer en esto? ¿escepticismo? ¿falta de fe? ¿Miedo?

La respuesta para mí –y creo que para muchos- es miedo. Miedo a pensar e identificar lo que más me gustaría porque la respuesta nos hace entender que lo que vivimos en este momento no es lo que más nos gustaría y nos empuja fuera de la zona de confort; miedo a expresar nuestros deseos frente a todos, más aún a tomar un paso extra y pedirlo, pedir lo que yo sabía que quería y había pretendido que era imposible.

No es falta de fuerza, es falta de reconocimiento personal, de escucharnos y escuchar las señales que nos envía continuamente la vida.
O simplemente como nos han dicho nuestras madres todo el tiempo: “Al que no habla, Dios (el universo, la madre tierra o lo que ustedes crean) no lo escucha”, aunque yo le haría un ligero cambio a esa frase “Al que no habla ni siquiera el mismo se escucha”

Y tu ¿estás lista para pedir tus sueños y no sólo desearlos?

    Leave a Reply


    Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/wearegir/public_html/sritaconfeti.com/wp-includes/functions.php on line 4609

    Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/wearegir/public_html/sritaconfeti.com/wp-content/plugins/really-simple-ssl/class-mixed-content-fixer.php on line 111