Escrito por: Bianca Pescador, editora del blog de Srita. Confeti 

Desde chica me quedó claro que las novelas y yo… mmm, ¿cómo decirlo?… Digamos que desde “Carrusel” supe que la cosa se podía tornar “peligrosa”.

Recuerdo que en aquella época (1989-1990) iba a la primaria con dos mochilas (dos maletitas de la Hello Kitty); los guantes nunca me los quisieron comprar porque #ridícula 😂😂😂 Assshh, mi mamá bloqueaba a la María Joaquina que llevaba dentro 🙄🙄🙄 (jajaja).

jane-the-virgin-srita-confeti-blog-maria-joaquina-carrusel

Para colmo, más de 30 años después de esa novela, todavía pensaba que si tenía una hija le iba a poner María Joaquina. Renuncié a la idea apenas hace 2 o 3 meses cuando, caminando por la calle, vi un lugarcito de comida corrida que se llamaba así y dije “mmm, no se oye padre, es más la idea de la Ludwika Paleta fresita y bonita que guardo en mi cabeza. ¿Será que le pongo Ana Joaquina? Y si tengo un hijo, ¿Jorge (por el papacito de Jorge del Salto 😍)?”.

Años más tarde, en 1995, vi “Retrato de Familia”, telenovela protagonizada por Yolanda Andrade ¡y nombre! Mi mamá no se la acababa con mis dramas. Acá entre nos, fue la peor etapa de mi vida 🙈🙈🙈 ERA IN-SO-POR-TA-BLE. Los desplantes de diva que le hacía estaban HEAVY METAL. Eso sumado a mis tiernos 15 años, ppfff, serious drama alert ⚠️⚠️⚠️

retrato-de-familia-04_gallery_a

Por sanidad mental me mantuve alejada de la televisión durante mucho, ¡mucho tiempo! Hasta que hace como 1 año o poquito más descubrí Netflix, y OMG 😱, ha sido toda una aventura. He visto como 5 series completitas, pero es de la última que vi de la que te quiero contar.

Porque es gracias a Jane Gloriana Villanueva que descubrí una nueva Bianca.

Permíteme explicarme.
Exhibit A ⬇️⬇️⬇️

jane-the-virgin-srita-confeti-1

¡Exacto!

QUÉ MELLO, ¿verdad? Cuando la lunita se retrasa y se retrasa, ¡pánico-estrés! Ya me había pasado en ocasiones anteriores (que tire la primera piedra la que esté libre de susto) y cada vez el tren de pensamiento era el siguiente:

– ¿Estaré embarazada?
– ¡No!, no creo…
– ¿Y si sí?
– ¡Jamás abortaría!
– Pero ser madre soltera no se me antoja nada…
– Ha de estar caaaaab—ón 😑
– Ok, plan B: habrá que ejercer presión “casística”.
– Yo creo que mañana le tiro una pedrada.
– Voy a hablar de anillos 💍, así casual, a ver qué me dice.
– ¿Y si no me lo da antes de que se me note la panza?
– Ssshiiialeee, no, eso sí estaría bien feo…
– ¿Qué va a decir la gente: embarazada y sin anillo? 😭
– ¿Y si me compro uno fake para disimular?
– No, qué loser. ¿Entonces qué hago? 😖

Y así, horas y horas, de día, de tarde y de noche (en esas épocas el insomnio y yo nos hacíamos buenos amigos).

🎵🎵Hasta que te conocí 🎵🎵, Jane Gloriana Villanueva.

jane-the-virgin-netflix-1

Fue gracias a la hermosísisisisima y divertidísisisisisima serie “Jane, the Virgin” que pude romper un paradigma: NO PASA NADA si no cumples el protocolo normal de noviazgo-anillo-boda-bebé. Quizá sea el patrón tradicional, “lo normal”, a lo que estamos acostumbrados, pero alterar la ecuación o hacerlo al revés no siempre es sinónimo de “mal” o “fracaso”.

Lo que más me gustó de este pedazo de la trama es que sí, Jane, se convierte en mamá y trata de hacerlo lo mejor posible, pero no se pierde en la maternidad. De alguna manera siempre encuentra el camino de regreso hacia ella: a través de sus amigas, su trabajo, sus hobbies. Me encanta cuando cambia el final del cuento, de “y vivieron felices para siempre” a “y todos encontraron trabajos que amaban” 😂😂😂 #laAmé 💖

Fue gracias a esta nueva Visión Villanueva, como me gusta llamarla, que pude estar en paz a pesar del “súper susto”. Si te soy honesta, era la primera vez que decía “pues si estoy embarazada, ¡qué cool! Ya veré qué hago, por lo mientras mañana tengo que ir a entrevistar a no sé quién, ir a no sé dónde, llamar a quién sabe quién y subir la nota en no sé dónde”. 

Fue la primera vez que el mundo no se me venía encima, la primera vez que dije “si sí, ya me ocuparé del proceso paso a pasito, day by day, sin prisa y sin pausa”.

Y quizá fue esta nueva versión zen de mí la que obró el milagro:

jane-the-virgin-srita-confeti-2

Así es. Tan sólo 7 horas después  de esta reflexión Jane-niana, mi lunita llegó 🌚👋😅. La alarma de “Mi vida se acaba en 5,4,3…” se apagó. Gracias, gracias, gracias Jane, porque esta vez no requerí del equipo entero de bomberos ni psiquiatras. Esta vez ni siquiera volteé a ver el extintor.

¿Quién dice que las series no pueden ser constructivas también? 👏👏👏

Y tú, ¿tienes alguna serie que te haya ayudado a cambiar la manera en la que veías la vida?
Cuéntamelo todo a través de Twitter usando el hashtag #miserieConfetifavorita 🦄

pd. claramente tengo que ir al ginecólogo 🙈🙈🙈 Eso que ni qué. 

Bianca Pescado
You can also like this posts
Sep 20, 2018
Escrito por: Adriana Cabrera López, diseñadora gráfica Quizá te ha pasado también. A veces los cambios, aunque sepamos que son lo mejor para no ...
Sep 8, 2018
Escrito por: Aglae Miramontes, community manager de Srita. Confeti ¿Sabías que 46% de los usuarios de Instagram sigue a sus marcas favoritas en esta r ...
This post has one comment

Leave your comment here:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do not spam our blog. Your comment will be checked by administration.