0

El amor verdadero no traiciona

agosto 13, 2020

¿Un amor de verdad? ¿qué es?¿dónde lo encuentro? o ¿es una especie de energía y de destino que por si solo llegara a mi vida?

Estas fueron algunas de las preguntas con las que inicie un viaje del cual estoy feliz de haber despegado inyectando mi creatividad y cuentos de hadas para responder aquellas incógnitas que a mi corta edad había estructurado; visualizando hermosas historias del príncipe que me salva, y por supuesto de mi hada madrina que me resolvía todo, o tal vez un escenario de una mujer maravilla donde yo soy la heroína de mi ciudad y encuentro un amor incondicional, realmente horas y horas de imaginar que el amor era fácil de encontrar.

Crecí con la intención de contestar aquellas cuestiones que ha mi cabeza habían llegado, por supuesto con finales claros y hermosos, sin embargo un día llegó una pregunta que detuvo totalmente mis pensamientos y logró convertir aquel paisaje de claridad en una noche de fría oscuridad, y me dije el día que el amor de verdad llegue a mi vida, ¿qué debo hacer para que no se vaya? ¿qué haré si un dia simplemente me da la espalda? o ¿qué haré si ese amor de mi vida, simplemente ya no me gusta?

Y asi comencé mi segundo viaje, del cual realmente no he aterrizado, y aunque hay turbulencias cada día encuentro la mejor manera de pilotar mi avión, ese que tiene como meta el ir a encontrar cada dia a mi verdadero amor.

Por años me convencí que el verdadero amor se refugiaba tras la piel de mi pareja, las risas de mis amigos, la exigencia de ser mejor en mi trabajo o inclusive en mi familia, sin embargo con duras turbulencias entendí que esto no era una realidad.

Por supuesto en mi camino he encontrado personas maravillosas y permanentes que alumbran y son sol en mis días, sin embargo en ocasiones me sentía lastimada, herida, poco valorada y poco amada, no puedo negar que conocí la traición sin imaginar que eso iba a suceder y comencé a dudar si el amor de verdad era un cuento que se podría volver real.

Una mañana al levantarme y casi sin pensar me dije a mi misma, en voz alta “no estas sola, estamos juntas en esto”.

Durante el transcurso del dia comence a platicar conmigo y a escucharme, a sentirme y sobre todo acompañarme. Comencé un trabajo de construcción y de declaración, en donde pensé “jamás he platicado con la persona que siempre ha estado conmigo: yo misma”; comencé a comprendeme, auto cuidarme y sobre todo tener auto compasión de mí y puedo decirte realmente que empecé a descubrir el amor.

Un amor de verdad, ese que no traiciona, ese que escucha, ese que dice palabras bonitas y acciones precisas, ese que cuida y alienta, ese amor que me invita a evolucionar cuando algo ya no me gusta más.

Ese amor tan lleno de luz como lo iluminan en los cuentos de hadas… entendí que para tenerlo, debía buscarlo en mi, bajo la esencia de mi ser, con las fortalezas que me hacen ser la gran persona que hoy soy, y con las debilidades que son de empuje para ser única y mejor. Un dia encontre el amor, cuando decidí pilotar hacia mi interior.

Y tú ¿Cuando despegas?

Rosario Arteaga

    Leave a Reply


    Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/wearegir/public_html/sritaconfeti.com/wp-includes/functions.php on line 4609

    Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/wearegir/public_html/sritaconfeti.com/wp-content/plugins/really-simple-ssl/class-mixed-content-fixer.php on line 111