Descubriendo un lugar en el mundo

Hola! Bienvenida. Si le diste click en este post es por que estas curiosa e indecisa de qué camino tomar en la vida. Seguro estas en busca de esa señal que te guíe por donde empezar.

 

¿Pues que crees? La has encontrado.

 

No es fácil, hoy en día hay tantas oportunidades de ser quien tu quieras, pero esta la presión de la sociedad que te dice quien debes ser, o a veces una misma se auto-presiona sin tener un propósito o meta definidos.

 

No nos enseñaron a gritarle al mundo quien quieres ser, si artista, bailarina, ingeniera, arqueóloga, jugadora de futbol, mama, etc.

 

Seguro te ha pasado, que quieres muchas cosas: tener un trabajo bien pagado, que respeten tu tiempo, que puedas ver netflix, de salir con tu novio y sus amigos, de leer un libro por semana, ir al gimnasio 2 horas,  tener un doctorado, estar de viaje por 3 meses en Asia, tener una empresa,  ir al restaurante que se te antoje e invitar a tus padres, aprender japonés, ayudar en una asociación protectora de animales, estudiar programación, crear tu blog, etc.

 

Lo primero que te recomiendo es que te relajes, Roma no se construyo en un día.

 

Uno va construyendo su camino poco a poco y a veces  la magia esta ahí afuera, dándonos señales y nosotras las ignoramos por completo.

 

Todo se puede hacer pero no al mismo tiempo, hay que ir por partes.

 

A veces las casualidades no lo son, todo tiene un propósito, experiencias malas y geniales. Todas estas situaciones nos van fortaleciendo y dando lo necesario para afrontar y disfrutar  lo que viene, para pasar de nivel y ser feliz.

 

¿Quieres un tip? La clave es el preguntarte ¿Qué quiero inspirar en los demás? Si tienes la respuesta a esta pregunta ya tienes el 50% del trabajo, el otro 50 % es lograr SER esa persona, que inspira a los demás a moverse.

 

Una amiga me recordó que todos venimos a este mundo a dejar un legado ¿cuál va a ser el tuyo?

 

 

Puede ser desde que protejas al medio ambiente, crees un dispositivo que haga obsoletos a los smartphones, que encuentres la cura a una enfermedad, cuides y ames a tus abuelos,  prepares la cena a tu rommie que pasó horas en el tráfico. Puede ser tan sencillo como saludar al señor de la limpieza de la oficina.

 

Acciones que hagan sonreír a los otros. Eso genera un efecto positivo en la otra persona. Puede ser desde algo tan pequeño como estos ejemplos o algo mas grande como irte de voluntaria a otro país.

 

Bueno y ¿a qué viene todo esto? Desde pequeña me han causado conflicto las injusticias en particular las que vivimos niñas y mujeres. He visto como amigas sufren por que sus novios las llaman gordas, amigas sumamente inteligentes  que no logran tener un mejor puesto o encontrar el trabajo que desean, otras que su mayor deseo era convertirse en madres y que cuando lo lograron sus familias no las apoyaban, por que no era lo que esperaban de ellas, etc.

 

Mil situaciones que hacen daño, lastiman el autoestima y hace que ellas se conformen con cosas, personas o situaciones que en realidad no las hacen felices.

 

La semana pasada fui a un evento organizado por la BBC, llamado 100 Women, Mujeres en voz  Alta.

 

Este evento es la primera vez que se realiza fuera de Inglaterra y se llevó en el Palacio de Bellas Artes, con la finalidad de inspirar (¿ves? de nuevo esa palabra) a través de las experiencias de 100 mujeres de todo mundo, de distintas ideologías y culturas, que se desempeñan haciendo  lo que mas les gusta y dejando una huella en el mundo, todas con el fin común de provocar que otras niñas y mujeres realicen sus sueños.

 

Estuve presente en conciertos, exposiciones de arte pero en particular me llamó la atención escuchar a la comediante Sofía Niño de Rivera hablar sobre ¿cómo ser feliz fracasando? ¿what?  ¿se puede?.

 

Según Sofía y concuerdo con ella, sí.

 

Nos contó que antes trabajaba en una agencia de publicidad (como se lo había marcado la sociedad), tenía muy buen puesto con buen sueldo, la vida ideal, pero ella no se sentía feliz ni satisfecha. Su pasión siempre había sido hacer reír a la gente. Un día se armo de valor  y lo hizo.

 

Evidentemente el camino no fue fácil, le costó trabajo generar ingresos con esa profesión, pero aun que ella estaba fracasando, por que no lograba conquistar a todos en sus primeros shows,  o no lograba ganar lo que necesitaba para cubrir sus gastos, se sentía sumamente satisfecha de que  estaba haciendo lo que la apasionaba y eso la hacia sentirse feliz en medio del fracaso.

 

Lo primero que tienes que vencer es el miedo.  Ya haciendo lo que te apasiona, la magia hace su tarea y acomoda las cosas, situaciones y personas para que sigas fluyendo y logres tus sueños.

 

Unos días antes, yo había encontrado un tweet de Srita. Confeti buscando integrantes para empoderar mas mujeres y les prometo que escuchar la historia de Sofía me hizo mucho más sentido, sobre el propósito que siempre he creído que tengo.

 

Y no sabía por donde empezar, pero encontrar a Liza y escuchar a Sofía no fueron casualidades, es la magia que me rodea y me brindó las señales para empezar.

 

(Otro tip: solo hay que estar abierta a recibir LAS señales.)

 

Y por eso estoy aquí escribiendo para ti, colaborando con este proyecto para que tú y todas las mujeres que se puedan,  encuentren esa magia interna y la compartan, para lograr cada día, más sueños cumplidos y tomen el lugar que merecen en el mundo.

 

¿Qué dices?  ¿estas lista para ver el potencial que esta dentro de ti y descubrir esa magia?

Related Posts

1 Comment

  • Reply
    Omar
    diciembre 22, 2016 at 1:45 am

    A sembrar sueños.. para cosechar alegrias…

  • Leave a Reply