Cómo aprender a sobrellevar una situación negativa cuando no encontramos salida: “Me llueve sobre mojado”

El título de este escrito es un dicho común que tenemos en México, y que significa que cada vez que te pasa algo malo, parece que siempre será así, son como rachas que parecen jamás acabar, y por más que intentamos salir del “bache”, no podemos y no vemos la luz.

Hay más dichos para esto, como: “al perro más flaco se le cargan las pulgas”, y una infinidad de etcéteras que nos llevan a decir en algún punto: “mejor ya llévame diosito”; ya lo dice el viejo adagio, conocido como “ley de Murphy: “Si algo malo puede pasar, pasará”.

Hasta aquí todo parece lúgubre y tenebroso, parece que jamás veremos la luz, pero sabemos que de esto no va este blog; para contrarrestar la negatividad, también tenemos la ley del caos que dice: “el caos es un orden perfecto”, y así como lo lees: si algo va “mal”, seguramente es porque has puesto toda tu atención y energía en encontrar lo que tú has catalogado como “malo” de la situación.

Hace poco estaba leyendo algo que me “hizo click”; decía que lo que nosotros vemos como situaciones negativas, son situaciones que nuestra alma busca porque es necesario para su despertar, para su evolución, pero el ego no nos permite ver lo positivo y las enseñanzas que nos trae aquello.  

Por ejemplo, puede ser que tengas un jefe súper malo, que te humilla, te grita, nunca le parece lo que estás haciendo, todo está mal para él de tu persona, es más: ¿pa´qué nacías? 

Esto es algo que nos ha pasado a la mayoría; pero entonces puedes llorar todos los días, llegar a tu casa y pensar que tu trabajo realmente no vale nada; o reflexionar sobre las veces que tú misma te has humillado, las veces que no te has tratado con respeto, preguntarte por qué no crees en tu trabajo y no crees que eres buena en lo que haces. 

Tu jefe no va a cambiar, pero puedes comenzar a poner límites y sacar lo mejor de ti, sabiendo que siempre das tu cien por ciento, y sintiéndote bien contigo. Empezar a buscar un trabajo en donde sí te valoren, y en caso de que no te guste tu trabajo, buscar una actividad que realmente disfrutes y hacer lo que te apasiona en la vida (esto es muy importante que lo hagas antes de renunciar o quedarte en ceros, primero trabaja en ti). 

Sé que suena utópico, pero créeme, el primer paso para superar cualquier situación negativa que te esté sucediendo, es hacer consciente el inconsciente.

¿Qué? Concéntrate por un segundo en lo que sea que esté sucediendo y escribe los pros y los contras de la situación. ¿A qué te está orillando? ¿Qué parte de ti, que es la mejor, no has sacado ante esto? ¿Qué posibles escenarios tienes para darle solución? 

Todo anótalo, no te quedes con nada, aunque te parezca absurdo o sin sentido, vamos a ir a lo más profundo de tu ser, a ese lugar en donde todo es posible. 

Puede ser que comiences por un sentimiento de culpa, porque ojo, dije: hazte responsable, no culpable; pero el ego seguramente ya te está diciendo algo así como: ah pero qué tonta eres, claro que eres culpable porque no dijiste…, no hiciste…, si hubieras…etcétera, etcétera. Antes que nada debo decirte que eso no te va a servir de nada, como decía Shakespeare: “lo hecho, hecho está” y de nosotros depende salir o quedarnos. 

Entonces, ya que hiciste consciente el: para qué atrajiste esta situación, vas a hacer un acto de amor por ti, que será: perdonarte por ponerte en esa situación; habla contigo, tu mejor amiga y dite las palabras que necesitas escuchar en este momento, las palabras que quisieras que alguien te diga y no lo ha hecho, las frases que le dirías a la persona que más amas si es que estuviera en esta situación, sin juzgar, sin criticar; sólo háblate bonito, con verdad y acepta tu responsabilidad, pero segura de que saldrás de esto y muchas más (porque sí, es necesario que sepas que habrá más, pero tú no serás la misma persona para afrontarlas). 

Perdona a todos los involucrados, y busca la mejor solución para todos. Porque es cierto, todos somos uno, y todos tenemos esa chispa divina dentro de nosotros, aún las personas que más odias en el mundo —se oye horrible y nuestro ego se retuerce como chinicuil en comal, pero así es— y merecemos lo mismo, o sea todo lo bueno que el universo nos tiene preparado; aunque si seguimos haciéndonos las “vístimas”, jamás lograremos ver la luz ni hacernos responsables de nuestro destino, así que a perdonar a todos y verlos con la inocencia con la que verías a un niño, porque así es como el universo nos ve. 

Después de que hayas hecho todo esto, verás que la situación comienza a esclarecerse para ti y escucharás a la voz de tu intuición diciéndote qué hacer; entonces ¡HAZLO! Eres apoyada por siglos de evolución. 

Algo importante antes de cerrar este texto: te quiero decir que nada sustituye una terapia psicológica, estos ejercicios son de mucha ayuda, pero a veces necesitamos a un profesional que nos asista para ver “eso” que no podemos desde nosotros. Recuerda que la ayuda tiene que ser pedida para que llegue, así que si lo crees necesario, ve a terapia.

Related Posts

No Comments

Leave a Reply