Actualmente existe mucha información sobre personas tóxicas, el ámbito en el que se desarrolla esta situación, cómo reconocerla y en ocasiones cómo alejarnos de ella, pero ¿qué pasa cuándo las tóxicas somos nosotras?

Hace no mucho tiempo mi vida dio un giro de 180 grados, pasé varias situaciones a nivel personal y profesional, y aún muchas piezas de mi rompecabezas interno siguen acomodándose, aprendí varias cosas en esa etapa que quiero compartirte.

persona toìxica 4

Un ambiente tóxico se da en muchos contextos, como en el hogar, la pareja, amistades, trabajo, entre otros. En ocasiones percibimos gestos egocéntricos, un clima de envidia, pesimismo, infelicidad, molestarse o no alegrarse por lo éxitos de las personas cercanas a ti, y lo más importante, se sitúan en roles de víctimas y no son consientes de sus decisiones, ni de analizar las situaciones, estos últimos son muy importantes, pues son los que más no reflejan como personas tóxicas.

Mi nombre es Alejandra Carlos y confieso QUE FUÍ UNA PERSONA TÓXICA. Ya está, es un poco difícil aceptarlo, pero una vez que lo haces sientes mucha paz en tu interior. ¿Cómo lo reconocí? la verdad me costó mucho trabajo, no es algo de lo que puedas hablar de la noche a la mañana, porque a veces ni tú misma te das cuenta. En esa situación de mi vida de la que te contaba anteriormente, me la pasé leyendo artículos y textos sobre cómo identificar, qué hacer o cómo libertarte de personas así, muchas veces identifiqué a personas y las catalogué según lo que leía; hubo un post en el blog de Srita. Confeti que me llamó mucho la atención titulado “¿Por qué son tan comunes las relaciones tóxicas?” (http://sritaconfeti.com/blog/por-que-son-tan-comunes-las-relaciones-toxicas/), ahí se hablaba de una experiencia personal y de una conocida de la autora y fue cuando caí en cuenta que en ocasiones yo he sido —sin querer y y planearlo— una mujer altamente tóxica. Además de que mi terapeuta fue de mucha ayuda para que me sintiera en confianza para aceptarlo y salir de ahí.

persona toìxica 5

No me da pena admitirlo, creo que es parte de mi crecimiento como persona, pues en ocasiones llegué a culpar mi ex pareja, amistades, conocidos o trabajo de las “penurias” que en ese momento pasaba, y sí, llegaba a cansar a muchos, mi actitud era pesimista, siempre de malas, lo peor es que se me notaba físicamente y yo no lo veía o no lo quería ver, pero aún así nadie me lo dijo, al contrario, tuve la fortuna de que las personas más allegadas a mi trataban de comprenderme, aceptarme y de estar conmigo -¡gracias, amigos!-.

Después de que lo acepté hice de todo para recuperarme, ya que aunque esto no es una enfermedad, sí son estados que mucho dependen del amor propio y de la auto aceptación, porque recuerda que lo que más nos molesta de los demás o lo que no nos gusta, es un simple reflejo de lo que somos o no nos gusta de nosotras.
También es muy importante reconocer el rol de víctima, pues es casi seguro que siempre caemos en ello sin darnos cuenta, pues una cosa es tener a una persona toxica a nuestro lado y otra que sigamos en un círculo vicioso en donde no soltamos y nos enfrascamos en un estira y afloja por la lucha de poder, de quién tiene razón, quién es mejor y si yo soy víctima mas no culpable.

persona toìxica 2

Te juro que me encantaría darte un fórmula para que si estás pasando esto te dieras cuenta y dejarás de hacerlo o de que de un día para otro te convirtieras en otra persona, pero lamentablemente no la tengo, esto es un trabajo de introspección, madurez y de mucha felicidad.

¿Se puede dejar de ser una persona tóxica?
¡Claro que sí! Recuerda que las acciones del pasado no definen tu futuro si los trabajas en el presente, pero ojo, nadie puede trabajar por ti, eso te toca a ti, no tiene nada de malo ser sincera porque ten en cuenta que te estás convirtiendo en la mejor versión de ti misma, que en este proceso se vale equivocarse, aprender, caer nuevamente si es necesario, levantarse y seguir aprendiendo.

Algo que te recomiendo es seguir los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz, un autor que realizó un ensayo basado en la sabiduría de los antiguos toltecas: sé impecable con tus palabras, no te tomes nada personal, no supongas y haz siempre lo mejor.

¡Gracias por leer, te mando besitos de canela!

Alejandra Carl
You can also like this posts
Dic 12, 2017
  ¿Cómo te pido perdón?, ¿cómo recurro a ti cuando sé que te abandoné? Hace tiempo que no te veía, la última vez que lo hice estaba en ...
Dic 12, 2017
Cuantas veces no hemos escuchado la palabra autoestima e inmediatamente pensamos en querernos y cuidarnos. Pero una chica confeti sabe que el concepto de ...
Dic 11, 2017
Lo de hoy es ser “fitness”. Vivimos en una sociedad que nos exige cada vez más estar esbeltos y tonificados. Por todos lados vemos cuerpos escultural ...

Leave your comment here:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do not spam our blog. Your comment will be checked by administration.