No, no gracias. Aquí no, joven. Yo no tengo eso. ¿Ah, en serio? ¿No me cree? Es que yo no tengo la culpa de lo que me pasa, solo sucede y ya. Las circunstancias no me han favorecido, ¿qué se supone que haga? Ay pero… no, ¿Cómo dice? ¿Eso es la autocompasión?
Ese sería más o menos el diálogo que tendría si alguien tocara a mi puerta preguntándome sobre si sufro de autocompasión y si me interesaría resolverlo -algo así como una versión de los testigos de Jehová pero de psicólogos a domicilio-.

Porque, verás, no es un problema fácil de detectar, de admitir y por ende, de lidiar con él. Uno prefiere cerrarle la puerta a cualquiera que nos acuse de ser autocompasivos. Requiere dejar a un lado tu orgullo, la visión empática con uno mismo, la rabia contra las causas externas que nos hacen la vida imposible.

giphy-downsized (20)

Hablando como alguien que le ha costado aceptar sus errores, sé la frustración de no lograr lo que quieres. De que me proponía algo, no resultaba y mi primer pensamiento era encontrar una excusa o justificación ajena a mí “los demás no cooperaban”, “no era el momento adecuado”, etc. Podía ser la cosa más absurda o minúscula, pero hallaba la manera de vincularla con ese fracaso, con tal de no considerar que quizás, más que quizás, yo me había equivocado y no el resto.

Por ahí dicen que autocompadecerse es una forma silenciosa de destruirse, porque nos separa de la realidad. No puedes ir por la vida enojándote por las cosas que suceden y, maldiciendo a las estrellas y todos los mortales que puedan escucharte. Si bien la vida no es fácil, tampoco es injusta. Si te identificaste poquito con lo que dije arriba o tal vez no ¡Espera! hagamos un ejercicio de auto-reflexión:

tumblr_oofvxsvdTE1vj670jo6_400

-Escribe los últimos tres objetivos que te planteaste. Por un lado, indica si lo lograste o fracasaste y por qué. Además, escribe cómo te sientes al respecto.
Mira los resultados, ¿Fue gracias ti o por una causa externa? ¿Crees que podías controlar ese resultado?
No intento hacerte sentir mal ni reprocharte ¡todo lo contrario! pero si piensas que constantemente eres una víctima y no quien actúa, es probable que seas autocompasiva. Sin embargo, aquí te diré cómo tratarlo y evitar que te siga nublando de encontrar soluciones para lograr tus metas.

Primero, necesitamos reconocer nuestros errores y nuestros aciertos. Puedes volver al ejercicio de arriba y analizar tu papel en la situación: ¿Qué hiciste bien? ¿Qué hiciste mal? ¿De qué manera influyó en los resultados? Poco a poco notarás un patrón o una característica de ti misma que tal vez ignorabas y es ahí donde te enfocarás en mejorar.
Segundo, la actitud lo es todo. Mantenerte positiva, abierta a cambios y adversidades, te ayudará a estar concentrada en tu objetivo y no lo que sucede alrededor que podría afectarte. Además, aceptar los retos con la frente en alto nos hace desarrollar nuestras mayores fortalezas y nos vuelve más creativos a la hora de buscar soluciones.

tumblr_omofiwaKFl1ucw9gyo1_500

Por último, no seas dura contigo misma. Sí, se trata de dejar de sentirse la víctima, pero también reconoce cuando diste lo mejor de ti aunque las cosas no salieron como querías. Concéntrate en ser mejor a cada paso y verás que el resto se soluciona solo.

Sofia Ponce
You can also like this posts
Sep 18, 2017
Me ha pasado, de hecho más seguido de lo que me gustaría, que me levanto sin ganas a empezar mi día, pero a pesar de verme toda despeinada, con la baba ...
Sep 17, 2017
Para mi, tener una razón por la cual despertar cada día es fundamental. Tener un por qué dar ese primer paso hacia la regadera, arreglarme, salir a la ...
Sep 15, 2017
Girl Power no es un término nuevo. En el año del 1991, la banda de Punk Bikini Kill lo utilizó para nombrar a su revista colaborativa. En ella se in ...

Leave your comment here:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do not spam our blog. Your comment will be checked by administration.