Tengo 35 años, los últimos diez años trabaje en una empresa multinacional, termine dos  maestrías, tres certificaciones y muchos diplomados. Me encantaba mi trabajo, estaba segura que la empresa se caería sin mí, me sentía indispensable.

Obviamente no fue así, en Octubre pasado, ni todo mi  compromiso ni mi experiencia me salvaron de una restructuración mundial. De un día para otro, pase de ser una mujer ejecutiva, exitosa, ocupada, con un súper sueldo, a estar desempleada y no tener absolutamente nada que hacer.

foto 1

La familia y los amigos se apresuraron a dar su opinión:  “tenía que convertirme en emprendedora”, “toda mi experiencia, todos mis estudios iban a dar fruto en mi propia empresa”, “trabajar para alguien estaba mal”,  “iba a tener mi propio horario”, “no tendría jefe”, “todas las ganancias serían para mí”, “tenía que dejar de ser godín”. Confieso que yo también lo pensaba, ¿cómo no estar de acuerdo si nos la pasamos escuchando y viendo mensajes alentadores para que perdamos nuestros miedos y empecemos el negocio de nuestros sueños? “No importa qué tan capacitados estemos, al parecer  lo importante solamente es QUERER”.

Tal vez la vida me estaba dando esta oportunidad, me habían corrido, tenía el dinero de mi liquidación, podía invertirlo en mi propio negocio, multiplicarlo y empezar sin miedo. No había mejor momento, parecía que ser emprendedora era mi única opción. Muy convencida empecé a investigar, cuánto necesitaba, qué necesitaba, si lo hacía sola o conseguía una socia, empecé un estudio de mercado para ver qué tan factible era mi idea,  también decidí entrevistarme con gente con experiencia en crear nuevas empresas para saber qué se necesitaba para emprender.

Entrepreneur, starting new business, leadership concept.

Entrepreneur, starting new business, leadership concept.

Después de toda mi investigación,  entendí que, cuando inicias una empresa y todavía muchos años después  trabajas mucho, no tienes tiempo libre, tu horario de trabajo se extiende a un número incalculable de horas, porque si quieres tener éxito hay que trabajar. Tienes que aprender todas las funciones de la empresa,  porque lo más probable es que no puedas contratar a un administrador, un vendedor, un chofer, etc. La mayoría de las nuevas empresas no ganan dinero el primer año, y eso si te va bien porque en muchos casos se sigue gastando para reinvertir. También investigué que el 80% cierra el primer año. Tu cliente es tu jefe, es él quién decide si te va a pagar la nómina o no.  Nunca estás seguro de lo que estás haciendo, todas tus decisiones son arriesgadas o te llevan al éxito o te llevan a perder todo lo que invertiste.

Después de todo lo que aprendí tengo que aceptar que a mí no me importa no estar a la moda, o que sea vista como miedosa, a mí me gusta el trabajo que se hacer, no quiero administrar, no quiero ser dueña de una empresa, no es para mí. A mí me gustan los retos laborales, me gusta la estructura que te da una empresa y ser parte de ella, me gusta el ambiente laboral, mis compañeros, ser parte de una cultura laboral donde puedo aportar mis ideas y crecer en diferentes puestos. Me encanta la seguridad que te da saber que cada quince días voy a recibir mi sueldo y  todas mis prestaciones. Sí quiero un mejor sueldo me puedo seguir preparando para subir de puesto o puedo buscar otra oportunidad que me haga más feliz. Lo confieso estoy orgullosa de ser godín.

Así que invertí el dinero de mi liquidación en bienes raíces, hace tres semanas acepte una excelente oferta de trabajo. No sé cuánto tiempo voy a durar aquí pero sí sé que este es un nuevo reto para mí y lo voy a disfrutar al máximo, si no me gusta puedo seguir buscando oportunidades que me lleven a donde quiero estar. Por qué lo malo no es ser godín, lo malo es ser infeliz con lo que haces, pero la solución no siempre es ser emprendedor.

Emprende por las razones adecuadas, no por pensar que “vas a ser tu propio jefe”, esas son fantasías que nos venden para estar en búsqueda constante de una vida “perfecta”.

Un emprendedor es alguien que busca mejorar el mundo a través de sus ideas, claro que tiene miedo de ir solo contra el mundo pero le apasionan los retos de este tipo. Tiene incertidumbre, pero no se queja de la inseguridad o falta de dinero, busca soluciones, no seja caer.

Debemos entender que existen diferentes tipos de liderazgo y yo me incliné por el liderazgo ejecutivo.

No tiene nada de malo que tu prefieras estar en una empresa, con horarios laborales y una estructura que depende de un jefe, tú también puedes aportar al mundo desde tu oficina, también puedes ser parte del sueño de muchas personas en conjunto. Toma control de las cosas que realmente quieres y si para ti es ser godín, dilo con orgullo.

Marcela Trevin
You can also like this posts
Jun 20, 2018
¿Para ti, qué es la tecnología? Seguramente tu respuesta será muy distinta dependiendo de la edad que tengas… ¡Calma, calma! No es que quiera herir ...
Jun 18, 2018
Podemos empezar formulando la pregunta: ¿Qué es la envidia? Y se los voy a contestar de diferentes formas. Según el diccionario, nos dice que la env ...
Jun 5, 2018
En verdad que en la actualidad muchas chicas como tú y yo queremos emprender, tal vez muchas quieran hacerlo para tener una mejor vida, por moda o por si ...
This post has one comment
  • La anécdota que planteas es muy importante, saber que no porque no eres emprendedora eres un fracaso en la vida, sentirse cómoda y realizada es personal, si el matrimonio te realiza es increíble y si no tener hijos está en el plan de vida también es genial.
    Muy valioso aporte.

Leave your comment here:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do not spam our blog. Your comment will be checked by administration.