Muchas de nosotras aún estamos aprendiendo a soltar todo aquello que nos ha hecho daño e impedido avanzar en la vida durante años.

 

Para mí, perdonar ha sido una de las cosas más difíciles que he hecho. Reconocer que no tengo el control de todo y hacerme responsable de lo que sí hice o no hice, me tomó muchísimo esfuerzo.

 

Por mucho tiempo, intenté terminar con todo lo que había cargado casi toda mi vida. En verdad quería darle vuelta a la página y seguir adelante, pero muchas veces, volvía a encontrarme a mí enfrentando los mismos problemas porque me estaba aferrando a cosas imposibles.

I_1

Repetimos las mismas situaciones, cometemos los mismos errores, tomamos malas decisiones, y creemos que fue “el destino”, el “karma”, la “suerte” o cualquier otra excusa que nos ponga en el lugar de la víctima para evadir cualquier responsabilidad por haber tomado las decisiones que tomamos.

 

Y es cierto, somos nosotras las que nos complicamos la existencia una y otra vez. Puede ser porque, aunque perdonaste a otros, no te has perdonado a ti. O porque diste vuelta la página, pero no te tomaste el tiempo necesario para haber aprendido de esa experiencia. Pero sobre todo, porque no has llegado a reconocer quién eres y qué es lo que de verdad quieres.

 

No tendríamos que preocuparnos por repetir ninguna de esas situaciones y vaya que nos haríamos la vida más ligera si aprendiéramos a ser más selectivas.

I_2

 

Sé que suena a lo más egoísta del mundo y que “seleccionar” puede parecer algo exclusivo de las personas elitistas o narcisistas. Pero créeme, no se trata de excluir, se trata de sumar, darle lugar a más cosas positivas y hacernos responsables de esa elección.

 

Por ejemplo, ¿alguna vez has intentado caer bien a todo el mundo?. Imagina que llegas a un nuevo trabajo y quieres agradar a todos. Si fueras amiga de todos, pronto te verías rodeada de problemas en los que quizá ni siquiera tienes participación. Podrías encontrarte con situaciones desagradables, rumores y mucho drama, que no representan nada más que carga emocional extra.

 

Tampoco es que no puedas crear lazos con los demás en un momento como ese. ¿Qué crees que sería lo correcto? Una posible respuesta sería: observar el entorno, crear un equipo de trabajo eficiente, acercarte a personas de quienes puedas aprender y crecer dentro y fuera del trabajo.

 

Elegir qué situaciones quieres vivir, con quiénes te quieres relacionar y qué quieres aprender, harán de tu nuevo empleo una experiencia más placentera. Además, verás que cada cosa va tomando su lugar por sí sola.

I_3

Es lo mismo con cualquier otra decisión importante que tuvieras que tomar. ¿Qué carrera voy a estudiar?, ¿Qué tipo de hábitos debería tener?, ¿Qué cosas nuevas voy a probar?

 

Pero, ¿Cómo ser más selectiva?

 

El primer paso y el más difícil de todos es: Saber quién eres y qué versión de ti quieres ser.

Conócete. Mírate al espejo y pregúntate ¿Quién soy?, ¿Qué me hace especial?, ¿Cuáles son mis puntos fuertes y débiles?. Las respuestas a esas preguntas podrían darte una idea de quién eres. Reconoce cuánto vales para tí. Este ejercicio además es primordial para mejorar tu amor propio y autoestima.

 

En este punto también podríamos preguntarnos ¿Cuál es mi adicción emocional?

Muchas veces no es que estés enganchada con un ex, con una amistad que terminó o con un proyecto fallido; si no todo lo que rodea a esa persona o situación. Puede ser que creerte una persona débil se ha convertido en un hábito y que antes de empezar cualquier cosa ya estás predispuesta a fracasar. O puede ser que te gusta tomar decisiones arriesgadas por lo que la incertidumbre de qué va a pasar te hace sentir.

 

Éstas y otras situaciones más se deben a una dependencia emocional y debemos deshacernos de ella lo antes posible.

I_4

El siguiente paso es: Reconocer qué es lo que quieres.

Muchas veces no somos capaces de reconocer qué queremos por complacer a otros o cumplir un rol que pensamos, nos fue asignado por nuestros padres, la sociedad o un orden divino. Pregúntate ¿Qué debería hacer?, ¿Qué me haría feliz? Necesitas ser muy honesta.

 

Por último. Establece las características de lo que vas a sumar o restar en tu vida.

Definir qué quieres y cómo lo quieres te ayudará a tomar mejores decisiones. Puedes aplicar los mismos estándares en muchas áreas de tu vida; desde las más simples a las más complejas: ¿Qué zapatos me voy a poner?, ¿Con qué tipo de persona quiero salir?, etc.

I_5

Algunos psicólogos definen Soltar como “dejar ir o perder algo”, pero estoy convencida de que Soltar significa comenzar a vivir.

 

Al final te darás cuenta de que estás un paso más cerca de convertirte en la mejor y más feliz versión de ti misma. Es momento de dejar atrás toda esa carga innecesaria y avanzar un poco más rápido hacia tus metas.

 

Melissa Lara
You can also like this posts
Abr 11, 2018
Seguramente ya estás en la etapa en la que empezaste a tener un noviazgo o algún crush. Te cuento, yo me enamoré a primera vista, literal y aquél chic ...
Abr 10, 2018
¿Alguna vez has leído sobre el Positive Thinking? Si te sucede como a mí que lees y lees sobre ello y llegas a la conclusión que la mayoría de las pe ...
Abr 8, 2018
Hace unos días miraba el video de la conferencia de Muniba Mazari en TedX, ella es una chica que fue involucrada en un matrimonio arreglado, que para nad ...

Leave your comment here:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do not spam our blog. Your comment will be checked by administration.