En algún momento de nuestras vidas todas nos hemos sentido con el miedo —y tal vez hasta con la pena— de no saber qué hacer cuando no conseguimos trabajo. ¿Cómo enfrentarnos ante los comentarios de los demás cuando nos preguntan: y tú a qué te dedicas? pero, sobre todo, ¿qué debemos hacer nosotras mismas en lo que encontramos un trabajo que nos apasione?

Tener el trabajo de nuestros sueños no es una labor fácil. Requiere esfuerzo y mucha determinación. Exige, así mismo, claridad en lo que planeamos hacer y, sobre todo, en cómo queremos hacerlo. Debido a esto, muchas mujeres se aventuran a cambiar de empresa, giro o vocación, al descubrir que merecen darse la oportunidad de trabajar en algo que en verdad les apasione. Así, muchísimas mujeres atraviesan por periodos no laborales propiamente, mientras esperan encontrar este nuevo empleo. También muchas chicas se enfrentan a la espera de su primera experiencia laboral recién terminan la carrera o el curso. Qué difícil puede ser este tiempo de espera si uno no sabe cómo aprovecharlo. Porque sí, justamente de eso se trata: de saber aprovechar los periodos no laborales invirtiendo nuestro tiempo en actividades que nos apasionen y nos brinden herramientas que, seguramente, podremos emplear cuando encontremos un nuevo trabajo.

Creo que, en ocasiones, estos momentos de pausa laboral pueden ser sumamente ricos. Podemos aprender a hacer muchas cosas durante éstos; pero, además, podemos tener la oportunidad de aprender cosas acerca de nosotras mismas. La paciencia es una maestra muy sabia si sabemos escucharla correctamente. Estos lapsos en los que no tenemos trabajo, nos brindan la posibilidad de tener ese tesoro tan preciado y tan difícil de tener en estas épocas: tiempo para hacer lo que realmente nos nutra el alma.

Es verdad que para algunas personas el estar desempleadas puede sumirlas en una depresión o tristeza severa. La sociedad suele decirnos que aquel que no tiene trabajo es porque no quiere o simple y sencillamente por ocioso. Sin embargo, estas pausas laborales no tienen por qué convertirse ni en motivo de vergüenza ni en motivo de afectaciones anímicas. El hecho de que estemos atravesando por un proceso de pausa laboral, no significa que también tengamos que estar en un momento de pausa creativa. Al contrario. Estos momentos en los que todavía no tenemos una oportunidad para trabajar, nos permiten contactar con nuestra creatividad de maneras muy fértiles. Muchas personas encuentran un nuevo propósito de vida a partir de estos momentos de desempleo. La cuestión radica, como he mencionado, en sacar el máximo provecho de estos momentos vitales. Aquí te comparto algunos tips que pueden ayudarte a atravesar este momento, o bien, que pueden animarte si estás pensando en dejar ese trabajo que ya no te motiva. No tengas miedo, verás que hay muchas formas de emplear tu tiempo no laboral en otras actividades también muy valiosas.

1.- Leer. Muchas personas mencionan que, si tuvieran tiempo, les encantaría dedicarlo a la lectura. Pero, debido al trabajo y sus compromisos, no pueden hacerlo con la frecuencia que les gustaría. Si ahora tienes el tiempo, date la oportunidad de emplear una parte de él en la lectura. Es un hábito no solamente recomendable y bueno para nuestro cerebro; sino que además es un pasatiempo muy divertido. Si todavía no tienes el hábito de la lectura arraigado, puede ser la oportunidad de que te acerques, poco a poco, al mundo de los libros. Así mismo, el dinero no es pretexto, pues existen muchos libros en PDF que puedes descargar en internet sin costo alguno. También puedes buscar las bibliotecas públicas más cercanas a tu domicilio y preguntar cómo conseguir tu credencial para llevarte a casa los títulos que más te interesen. Habitualmente este procedimiento no tiene ningún costo. Además, salir a la biblioteca puede ser una oportunidad muy buena para conocer no solamente nuevos sitios en tu comunidad; sino que también puede darte la posibilidad de hacer nuevos amigos.

Captura de pantalla 2018-05-14 a las 19.56.34

2.- Tomar cursos y talleres. Creo que una de las mejores cosas que nos ofrecen estas pausas laborales es tener la posibilidad de aprender nuevas herramientas. Al tener tiempo podemos invertirlo en todos esos cursos y talleres que siempre quisimos tomar, pero a los que no teníamos la posibilidad de asistir por motivos laborales. Ahora que no estás ocupada en un trabajo propiamente, date la oportunidad (el regalo, ¿por qué no decirlo?) de acudir a los cursos, talleres, pláticas, presentaciones que más te interesen. Te sugiero que lleves una bitácora en la que anotes todo aquello que te llame la atención. Puedes invertir una parte de tus ahorros en ese curso que querías tomar desde hace años (invertir en ti y tu aprendizaje, siempre es una estupenda opción) o también puedes tomar cursos gratuitos. En las delegaciones hay una oferta amplia de cursos y talleres gratuitos y abiertos a todo el público. Basta que busques en internet lo que interesa en las páginas de tu localidad o que vayas directamente a la delegación que te corresponde y preguntes. Así mismo existen plataformas virtuales que te ofrecen la oportunidad de aprender nuevas herramientas desde casa. Hay un sinfín de cursos en la red que seguramente te interesarán. Te recomiendo que visites una de las plataformas más famosas de cursos en línea. Su nombre es Coursera y tiene muchos cursos a tu disposición. Hay cursos de paga y gratuitos. En el caso de los gratuitos puedes tomarlos íntegramente sin necesidad de pagar por tu constancia. Ésta es opcional, pero si solamente te interesa el curso sin certificarlo, puedes acceder a él sin ningún problema y completamente gratis. Desde luego, siempre puedes visitar el sitio Srita. Confeti y estar atenta a todos los cursos que ofrece. Aquí encontrarás actividades en las que vale la pena invertir de tus ahorros.

Captura de pantalla 2018-05-14 a las 19.57.13

3.- Estudiar un idioma.  Saber idiomas siempre te abrirá más puertas en el ámbito laboral. Pero, además, saber idiomas te permite conocer el mundo desde una perspectiva más rica. Siempre son una herramienta valiosa, no solamente para los aspectos del trabajo; sino para el desarrollo personal. Comenzar a estudiar una lengua en tus pausas laborales es una idea muy buena. Puedes comenzar a plantearte la pregunta de qué idioma te gustaría aprender y por qué te gustaría hacerlo. Afortunadamente en nuestros tiempos existen cada vez más lugares en los que podemos aprender nuevos idiomas. Como en todo, hay sitios de paga y hay otros gratuitos. Puedes elegir si quieres pagar clases particulares (hay maestros que pueden ir hasta tu casa, cobrando un poco más de lo habitual), si quieres tomar el curso en línea (hay muchísimas plataformas de paga y gratuitas. Aquí depende de la lengua que te interese) o si quieres acudir a una escuela. No dejes pasar la oportunidad de invertir tu tiempo en algo que te dará muchos frutos y que, seguramente, te permitirá tener mejores posibilidades laborales en un futuro.

Captura de pantalla 2018-05-14 a las 19.57.21

4.- Cuestionarte acerca de nuevas inquietudes. Actualízate. En el camino de la pausa laboral te darás cuenta de que has cambiado. Seguramente a lo largo de este procesos tus inquietudes, intereses y motivaciones habrán cambiado. Es sano y completamente normal transformarse en el camino. Estos momentos en los que no tienes trabajo te dan la oportunidad de escucharte más activamente. Tienes todo el tiempo para reconstruirte. Escúchate. Aprende a conocerte nuevamente y a cuestionarte acerca de  lo que quieres en tu futuro laboral.

Captura de pantalla 2018-05-14 a las 19.57.28

5- Pasar tiempo con los amigos y familia. ¿Te acuerdas de todas las veces que tuviste ganas de visitar a tu familia o de tomar el café con tus amigos, pero el trabajo te lo hizo más complicado? Pues ahora que tienes tiempo, aprovecha para refrendar lazos con tus seres queridos. No necesitan hacer planes costosos para disfrutar un momento juntos. Pueden hacer comida en casa y ver una película; pueden preparar algo e irse de picnic a un parque cercano; pueden salir y dar una caminata mientras platican. Las opciones son muchas. Disfruta, ahora que tienes la oportunidad sin mesuras temporales, de pasar el mayor tiempo posible con los seres que amas. No solamente te cargarán de energía y de amor, sino que te apoyarán a lo largo de todo tu proceso de pausa laboral.

 

Como puedes ver, en realidad no tienes que temer acerca de los momentos en los que todavía no consigues trabajo. La cuestión radica, en realidad, en saber aprovechar estos momentos de maneras creativas, pacientes y, sobre todo, amorosas para contigo misma y tu proceso.

Amelia Hdz
You can also like this posts
Abr 10, 2018
¿Alguna vez has leído sobre el Positive Thinking? Si te sucede como a mí que lees y lees sobre ello y llegas a la conclusión que la mayoría de las pe ...
Abr 8, 2018
Tengo 35 años, los últimos diez años trabaje en una empresa multinacional, termine dos  maestrías, tres certificaciones y muchos diplomados. Me encan ...
Abr 8, 2018
Hace unos días miraba el video de la conferencia de Muniba Mazari en TedX, ella es una chica que fue involucrada en un matrimonio arreglado, que para nad ...

Leave your comment here:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do not spam our blog. Your comment will be checked by administration.